ENVIOS SIN CARGO EN COMPRAS SUPERIORES A $5000 DENTRO DE CABA

MATIAS RICCITELLI VINTAGE 2018

Vino Fortificado de Gualtallary

VINTAGE es un vino estilo Porto.

Un fortificado con mucha estructura de Malbec, de los mejores lotes de Gualtallary.

Cosechado en 2018, un año espectacular para hacerlo ya que se consiguio mantener la frescura, acidez natural, y una buena concentración de azúcar.

Se elabora al principio como cualquier vino, aunque se lo cosecha con un grado de azúcar mayor. Vinificado con un porcentaje de racimos enteros en cubas abiertas de roble. Cuando la fermentación llega a 80grs de azúcar, se corta con un aguardiente vínico seleccionado previamente. Es un destilado de vino blanco no aromático, hecho por una destilería exclusivamente para Vintage. Se necesita un aguardiente puro, con mucha calidad y que no interfiera en el gusto del vino. 

Cortada la fermentación, se deja macerar un día con alcohol a 18ºC para ganar textura, taninos, estructura y estabilidad. Se prensa, y añeja en barricas de 500 litros y diferentes usos durante 2 años. Siempre manteniendo un equilibrio. Luego se fracciona y pasa a las hermosas botellas, traidas de Europa.

Es un vino para disfrutar ahora, o guardar muchísimo tiempo.

 

Riccitelli Vintage 2018 (Gualtallary)

$9.600 $8.640
Riccitelli Vintage 2018 (Gualtallary) $8.640

MATIAS RICCITELLI VINTAGE 2018

Vino Fortificado de Gualtallary

VINTAGE es un vino estilo Porto.

Un fortificado con mucha estructura de Malbec, de los mejores lotes de Gualtallary.

Cosechado en 2018, un año espectacular para hacerlo ya que se consiguio mantener la frescura, acidez natural, y una buena concentración de azúcar.

Se elabora al principio como cualquier vino, aunque se lo cosecha con un grado de azúcar mayor. Vinificado con un porcentaje de racimos enteros en cubas abiertas de roble. Cuando la fermentación llega a 80grs de azúcar, se corta con un aguardiente vínico seleccionado previamente. Es un destilado de vino blanco no aromático, hecho por una destilería exclusivamente para Vintage. Se necesita un aguardiente puro, con mucha calidad y que no interfiera en el gusto del vino. 

Cortada la fermentación, se deja macerar un día con alcohol a 18ºC para ganar textura, taninos, estructura y estabilidad. Se prensa, y añeja en barricas de 500 litros y diferentes usos durante 2 años. Siempre manteniendo un equilibrio. Luego se fracciona y pasa a las hermosas botellas, traidas de Europa.

Es un vino para disfrutar ahora, o guardar muchísimo tiempo.